20 de July del 2017

La influencia psicologica de los colores en marketing

Todo el sector publicitario y de marketing, por tratarse de profesionales, es consciente de la importancia que el color
puede tener en un objeto publicitario , una campaña, un logo e incluso en una tipografía. Es probable que algunos detalles se pasen por alto en otras industrias, pero en nuestro canal de regalos publicitarios son de vital importancia y los departamentos de marketing no dejan de reafirmarse en ello. Colores hay infinitos, sin embargo, el color que representa la empresa,la firma, el servicio o el producto que producimos, es único. Entendemos que parece una aseveración muy fuerte e incluso arriesgada en estos días en que las empresas parecen afrontar los cambios
de imagen con más frecuencia que lo habitual. Por ello es notable que los diferentes mercados europeos, también el asiático y el americano, se hayan convertido en un crítico sumamente exigente con todas las firmas que surgen, persisten, perviven o hace años que representan el mercado del regalo promocional con una demanda clara: actualidad. Es innegable que la competitividad es cada día más feroz y mantenerse al día en todos los detalles puede significar el éxito o el fracaso para una empresa de corto o largo recorrido. Nadie está a salvo de la competitividad del sector. Por ello el color, que siempre ha sido considerado como uno de los elementos trascendentales para definir el acierto o el error de muchos proyectos, hoy vuelve a ser tan importante entre nosotros. No tanto por la eficacia o el desacierto, como por el valor añadido que se reconoce en el color y la importancia que se le otorga dentro del sector del regalo promocional. ¿Significa que el color puede definir el éxito o fracaso de una campaña?  Exactamente, la respuesta correcta sería ‘¡No, pero… (y el secreto está en ese pero que nunca nos agrada)sí puede convertir en un desastre nuestras mejores intenciones!’. Lo más aconsejable es recurrir a profesionales del sector para que nos asesoren sobre cuáles son los colores más adecuados para poder promocionar y dar rienda suelta a la venta de nuestros productos y obtener los mejores resultados. Y somos conscientes de que muchas empresas disponen de su propio departamento de marketing para realizareste tipo de valoraciones. De todas maneras, muchos expertos coinciden en que, además de recurrir a los manuales, es importante que la empresa disponga de capacidad creativa, originalidad y mucho valor para enfrentarse a los cánones establecidos e innovar en aquellos que aún no han sido explorados. En los días del neuromarketing parecería improbable no ubicarse entre los parámetros que esta ‘ciencia’ podría marcarnos como relevante y objetivo; sin embargo, ¿qué pasa con las tradiciones, los colores emblemáticos, ese toque de originalidad que podía distinguir un marca? Nada que no pueda resolverse con un buen estudio de marketing. Nada que no pueda solventarse con la ayuda de profesionales que disponen de herramientas idóneas para facilitar al máximo la inclusión de un producto en el mercado y garantizar en una alta cuota el exito quemerece. El color no es mágico pero puede convertir en magia todo lo que toca. Así, podríamos ir enfrentándonos sucesivamente a marcas que, gracias a su color, han marcado su senderoy nos han hecho reconocerlas aun allí donde su logo ni siquiera estaba presente. El color es poderoso y no necesita más presentación que una carta de Pantone. Es allí donde radica el poder creativo de cualquier compañía que se precie y decida escoger ‘su’ color aunque no lo haya encontrado en la carta prevista.